Visitar el mar siempre representará algo fabuloso. Incluso para las personas acostumbradas a vivir en la zona de la costa de un país, el sentir el oleaje del mar, sus aguas y sus vientos, supone una experiencia muy agradable, muy liberadora. De hecho, es algo que está comprobado científicamente.

De acuerdo a estudios, la cercanía del mar permite que el metabolismo del cuerpo marche a un ritmo más balanceado. El salitre, aporta también a que la circulación sea más equilibrada y tu sistema respiratorio oxigene mejor las células de tu cuerpo. Así que si tu próximo plan vacacional es visitar el mar, de antemano te damos las felicitaciones. Sin embargo, en esta ocasión, vas a conocer algunos tips adicionales, para que tu experiencia de conocer el mar sea lo más divertida y agradable posible.

Una mochila con lo necesario

Probablemente uno de los consejos más importantes. Cuando vas al mar, es importante llevar solo lo necesario. Para que así, tu experiencia de sumergirte en las aguas, no te sature con la preocupación de cuál será el destino de tus cosas. Es normal pensar en eso, en todos lugares existen amigos de lo ajeno. Pero si llevas una mochila con exactamente lo necesario, no vas a tener que molestarte. Para ajustar, hoy en día, es muy común contar con el servicio de casilleros en las playas. Así que si llevas una mochila con todo lo esencial, vas a poder guardarla a bajo costo.

¿Qué es lo esencial? La ropa, las llaves, tu cartera, la toalla, los juguetes de arena del niño, etc. Todo aquello con lo que sabes que vas a disfrutar del mar. Entre menos cosas sean mejor.

Protector solar

Y claro, este es un consejo que nunca sobre, pero que siempre hay que recalcar. Hay que protegerse de los rayos del sol. Así que no te confíes y utiliza una buena crema de protección UV. Si no quieres quemarte y sentir irritada tu espalda, no olvides este consejo.

Por lo general se acude a esta crema. Sin embargo, hoy en día, también comercializan chaquetas para sumergirse en las aguas del mar. Al mantenerse húmedas, tu piel se mantiene más hidratada y por lo mismo permaneces más inmune a los rayos solares. Una opción a considerar.

Hidratación

Muy de la mano al punto anterior, no olvides mantenerte hidratado. Una buena botella de agua nunca sobrará. Aunque claro, también puedes acudir a unas buenas cervezas o un buen coctel de piña. Entre mejor sea tu hidratación, tu experiencia de visitar el mar será más sana y tendrás tu mente más despierta.

Comer y reposar

No olvides ser moderado con tu alimentación y con las bebidas. Siempre es oportuno hacer digestión después de comer, o bien, no comer de manera exagerada. La idea es que el mar te refresque. Y aunque suene asqueroso decirlo, lo que menos esperas es irte a vomitar en las aguas saladas del mar.

El atardecer

¡Ah, por cierto! Disfrutar del mar siempre será algo sensacional, por todo el placer que te proporcionan las olas y el viento. Además, también te permite recrear un poco el ojo, contemplando la belleza de las demás personas que disfrutan del sol y las aguas.

Pero si existe algo sensacional que puede recargarte de buenas energías, es quedarte hasta la hora del atardecer. Ese instante en que el sol se esconde sobre la línea del mar y observas como las nubes del cielo se tiñen de colores, se convertirá en una imagen que te llenará de grandes emociones.

Una lista de chequeo

Y bueno, uno de los consejos que nunca falta, que incluso aplica para cualquier otro viaje que vayas a realizar, es que realices una lista de chequeo de todas responsabilidades que quedan en casa. Por ejemplo, cerrar bien con llave, bajar el gas, desconectar los equipos electrónicos. De esa manera, cuando estés disfrutando del mar no vas a tener tiempo para pensar en si van a podrirse la piña que dejaste fuera de la nevera o si dejaste ropa por extender en la lavadora.