El golf es un deporte bastante curioso. Para algunos, no representa mayor emoción el hecho de que una pelota blanca atraviese un campo para simplemente ingresar en un pequeño agujero, sobre el cual se planta una admirable banderita. Para otros, lograr esa hazaña representa un evento fabuloso.

Los críticos más acérrimos a este deporte, intentan desmeritarlo argumentando que se trata de un deporte bastante costoso. Claro, tener una bolsa con palos de golf tiene un cierto costo, además de lo que supone el pagar el costo de un caddie, quien bien has de saber, es el que auxilia al golfista.

Por lo general, quienes mantienen este tipo de crítica, son de algún modo aquellos que poseen cierta envidia de las personas y familias que sí pueden tener acceso a un club de golf y cuentan con libertad financiera para invertir de manera profesional en el gusto de practicar este deporte.

Un deporte que revoluciona tu salud

Pero bueno, más allá del dilema moral o deportivo sobre la esencia de este deporte, lo más fascinante del golf es que se trata de un deporte que impacta significativamente en la salud del jugador. Incluso, en la del mismo caddie, cuya labor en el juego no se involucra tanto como la del mismo golfista.

He aquí un resumen de los aspectos claves que aportan significativamente en tu salud y que por lo mismo son razones suficientes para que continúes disfrutando de este deporte:

Recorrido

Durante el viaje que realiza un golfista, desde el hoyo número 1 al 18, existe un recorrido que suele ser de unos 7 a 10 kilómetros. Se trata de una distancia amplia y para la cual hay que tener cierta resistencia física. Recuerda que es un deporte que suele practicarse en días soleados y zonas abiertas.

En ese sentido, es justo ahí donde esta ese esfuerzo deportivo que muchos descartan. Claro, no es el mismo esfuerzo que experimentaría un futbolista durante 90 minutos de juego o un tenista en la cancha. Pero si existe un trabajo físico pasivo, donde también el sudor y el cansancio tienen presencia.

El asunto de fondo es que vas a estar caminando constantemente. Y eso aporta en que tu metabolismo se mantenga en equilibrio, mientras el efecto del sol te inyecta de vitamina D.

El aporte del espacio

El otro aspecto interesante del golf tiene que ver con el espacio mismo. No solamente se trata de un recorrido de 7 a 10 kilómetros, sino de la experiencia de compartir con un entorno muy bien poblado de naturaleza, silencio y paz. Esos son los factores que más aportan a tu salud.

Este compartir con la naturaleza, aparte de proporcionarte serenidad, también te permite obtener una mejor oxigenación. De acuerdo al doctor Andrew Murray, de la Universidad de Edimburgo, el estar en estos espacios puede prolongar tu vida durante unos cinco años más.

Todo esto, debido a que se trata de un entorno muy saludable que estimula tu energía y emociones. El estudio llevado a cabo por este médico, comprobó además que existe una tasa de evitar la diabetes de un 40% y un 35% afrontar enfermedades cardiovasculares.

Uso de los palos de golf

Ahora bien, el esfuerzo deportivo no solo se ve reflejado en la actividad de caminar. También existe un trabajo deportivo en la manera en que el golfista debe hacer uso de los palos. El golpear la pelota adecuadamente existe también representar posiciones cómodas que afectan positivamente a todo el sistema óseo muscular. Por eso mismo, se afirma que existe una tasa de 68% a favor de evitar lesiones fracturas. El cuerpo del golfista es trabajado de manera constante por cada lanzamiento que realiza y por cada posición que escoge para aproximarse al hoyo.

Salud mental

Finalmente, hay que destacar que el golf es un deporte que exige paciencia, concentración y calma. Estos factores aporten a que tu cerebro y sistema nervioso tengan una actividad neuronal mucho más avanzada y equilibrada también con tu metabolismo. Se ha logrado descubrir que una persona que practica este deporte, corre menos riesgos de enfrentarse a demencia senil, o bien, afrontar problemas psiquiátricos complejos. Una persona apasionada por el golf aprende a despejar su mente y orientar sus pensamientos.

El golfista tiene un porcentaje del 30%, de tener mayor dominio sobre su salud mental y tener una memoria mucho más sofisticada para retener información importante. Todo eso, derivado de la actividad de centrar su atención en saber usar un palo de golf y ejecutar los lanzamientos.