Tal como venía anticipándose y de cara a la nueva administración del presidente electo Joe Biden que en breve se instalará en la Casa Blanca, el CDC anunció que exigirá la prueba Covid-19 a todos los viajeros aéreos que ingresen a Estados Unidos a partir del 26 de enero.

Con nuevas variantes del virus apareciendo en todo el mundo, algunas más contagiosas que otras, la agencia de salud estadounidense consideró que las pruebas previas y posteriores al viaje son una medida de precaución importante para frenar la introducción y dispersión de nuevas cepas. “Esta estrategia es consistente con la fase actual de la pandemia y protege de manera más eficiente la salud de los estadounidenses”, manifestó el CDC en el anuncio oficial.

De esta manera, los viajeros internacionales con destino a Estados Unidos deben dar negativo en la prueba 72 horas antes de su salida. Además, el CDC recomienda a los visitantes que se hagan la prueba nuevamente de tres a cinco días después de la llegada y se pongan en cuarentena durante siete días después del viaje.

Antes del embarque, los pasajeros deberán proporcionar a la aerolínea sus resultados de laboratorio, ya sea en formato electrónico o en papel, o pueden proporcionar evidencia documentada de haberse recuperado del Covid-19. Se indica a las aerolíneas que confirmen el estado ‘negativo’ de cada pasajero, y aquellos que no proporcionen documentación de su prueba negativa o recuperación, o que decidan no realizar la prueba, se les debe negar el embarque.

“Las pruebas no eliminan todos los riesgos, pero cuando se combinan con un período de permanencia en casa y las precauciones diarias, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, pueden hacer que viajar sea más seguro, más saludable y más responsable al reducir la propagación en aviones, aeropuertos y destinos”, dijo el director de los CDC, Robert R. Redfield

De igual manera, desde los Consulados de Estados Unidos informaron: “Antes de viajar hacia los Estados Unidos, se requiere una prueba, junto con la recomendación de los CDC de realizarse otra prueba de 3 a 5 días después de haber llegado, así como permanecer en casa por 7 días tras un viaje”, se lee en el documento.